Visitas:352

¿Qué es lo que ha traído el Corán?

El Corán es la revelación divina transmitida a Mohammad (Mahoma, 570-632) por el ángel Gabriel a lo largo de veintitrés años (610-632). Es la palabra de Dios para la humanidad. 
“Ésta es una Escritura bendita que Nosotros hemos hecho descender confirmando lo que ellos tienen en sus manos.”(6:92)
El Corán es la última de las Escrituras sagradas reveladas por Dios para guiar a la humanidad a lo largo de todas las épocas, en todas las culturas y civilizaciones.
“¿Acaso no meditan el Corán? Si procediera de otro distinto que Dios, sin duda, habrían encontrado en él abundantes contradicciones.” (4:82)
“Di: “En verdad, mi Señor solamente ha prohibido la indecencia y los malos comportamientos públicos o privados, el pecado, la agresión sin derecho, que adoréis como si fuera Dios aquello a lo que Él no ha concedido ninguna autoridad y poder y que atribuyáis a Dios lo que no sabéis. Toda comunidad tiene un plazo de vida y cuando venza su plazo no podrán retrasarlo ni una hora ni tampoco adelantarlo.” (7:34) 
El Corán fue revelado en lengua árabe:
“Así mismo, lo hicimos descender como una ley en lengua árabe.” (13:37)
y memorizado y copiado por los discípulos del profeta Mohammad. 
A la muerte del Profeta, sus seguidores tomaron la decisión de fijarlo por escrito y, a tal efecto, crearon un grupo que se encargó de su recopilación. 
Los ejemplares en árabe que existen en la actualidad son copias de ese texto original. 
Es, posiblemente, la única revelación divina que la humanidad conserva completa en la lengua original en la que fue revelada. 
Todos los eruditos del mundo islámico sin excepción, desde el principio y hasta nuestros días, han estado y están de acuerdo en que el texto original árabe es absolutamente fiel a la palabra revelada y que no añade ni quita nada de ella. 
Una palabra dirigida a quienes están vivos:
“Esto no es más que un recordatorio y una recitación clara para amonestar a quien esté vivo y para que se cumpla lo dicho sobre los que niegan la Verdad.” (36:70)
Una guía para ayudar a los seres humanos que se interrogan sobre el sentido de la vida: 
“En verdad, vuestro Señor es Dios, Quien creó los cielos y la Tierra en seis días y después se instaló en el Trono. Hace que la noche cubra al día, al cual sigue con premura, y (creó) el Sol, la Luna y las estrellas, todos ellos obedientes a Su orden. ¿Acaso no pertenecen a Él la creación y el imperativo creador? ¡Bendito sea Dios, Señor del Universo! “ (7:54) 
Es una luz.
“¡Oh gentes! Ha venido a vosotros una prueba clara procedente de vuestro Señor e hicimos descender hacia vosotros una luz esclarecedora.”(4:174)
“Ha venido a vosotros, procedente de Dios, una Luz y una Escritura clara.” (5:15)
“Así pues, quienes crean en él, le honren y le auxilien y sigan la luz que se hizo descender con él, serán los triunfadores.”  (7:157) 
“Tú no sabías lo que era la Escritura ni la fe, pero Nosotros la pusimos como una luz con la que guiamos a quien queremos de Nuestros siervos.”(42:52)
“Así pues, creed en Dios y en Su Mensajero y en la luz que Nosotros hemos hecho descender.”(64:8)
Con esa luz, Dios guía a quienes buscan algo más que los efímeros placeres de este mundo:
“Y la vida de este mundo no es más que distracción y juego y, en verdad, la morada de la Otra Vida es verdaderamente la Vida. ¡Si supieran!” (29:64)
En eso no es una excepción. Todas la Escrituras Sagradas lo son:
“Ciertamente, hicimos descender la Torā. En ella hay guía y luz. 
Los profetas, obedeciendo a Dios, administraban justicia con ella entre los judíos (y también) los rabinos y sabios, pues se les pidió que protegiesen la Escritura de Dios y dieran testimonio de ella.” (5:44)
“Y, tras ellos, enviamos a Jesús hijo de María, para confirmar la Torā que ellos tenían en sus manos. Y le dimos el Evangelio en el que hay guía y luz y confirmación de lo que tienen en la Torā, y que es una guía y una amonestación para los temerosos de Dios.” (5:46)
 “Y no valoran a Dios como Él debe ser valorado, cuando dicen: “Dios no ha hecho que descienda revelación alguna sobre ningún ser humano.” Di: “¿Entonces, quién hizo descender la Escritura que trajo Moisés como luz y guía para las gentes, que ponéis por escrito en pergaminos que mostráis, aunque ocultáis mucho de ella y mediante la cual se os ha enseñado lo que ni vosotros ni vuestros padres sabíais?” (6:91) 
“Y si te desmienten, también desmintieron quienes vinieron antes de ellos. Vinieron a ellos sus Mensajeros con las pruebas claras, con los Salmos y con la Escritura luminosa.” (35:25)
 
Su mensaje va dirigido a toda la humanidad sin diferencia de la religión que cada cual profese:
Di: “Dios ha dicho la Verdad. Seguid, pues, las creencias de Abraham, que era un buscador de la verdad y no uno de los politeístas.”(3:95)
“Estos son los argumentos que Nosotros dimos a Abraham frente a su pueblo. Nosotros elevamos el rango de quien queremos. Ciertamente, tu Señor es Sabio, conocedor de todo. 
Y le otorgamos a Isaac y a Jacob y les guiamos como antes habíamos guiado a Noé. Y de él descienden David y Salomón, Job, José, Moisés y Aarón. Así es como recompensamos a los que hacen el bien. Y (también) Zacarías, Juan, Jesús y Elías. Todos ellos eran de los justos. E Ismael, Eliseo, Jonás y Lot. A todos ellos les distinguimos por encima de los demás seres del Universo, así como a algunos de sus antepasados y descendientes y hermanos. Les escogimos y les guiamos al camino recto.” (6:83-87) 
El Corán nos enseña que el alma que está viva es este mundo no muere jamás. Cada muerte supone un nacimiento a un plano superior de la vida:
“Y Él es Quien os ha creado de una sola alma, unos constantes en su fe y otros inconstantes.” (6:98)
“Competid para ser los primeros en obtener el perdón de vuestro Señor y un Jardín tan vasto como los cielos y la Tierra, preparado para quienes crean en Dios y en Sus Mensajeros.” (57:21)
“Y cuando se os diga: “¡Levantaos!” vosotros levantaos y Dios elevará el grado a quienes de vosotros tengan fe y a quienes les ha sido dado conocimiento. (58:11)
Mientras que el alma que ignora estas verdades está condenada al fracaso: 
“¿Acaso quien estaba muerto y Nosotros le dimos la vida y pusimos para él una luz con la que caminar entre la gente, es igual que quien está en las tinieblas, sin poder salir de ellas?” (6:122)
“Di: “¿Queréis que os informe de quienes son los que peor obran? Aquellos que malgastan sus esfuerzos persiguiendo la vida mundanal y creyendo que actúan bien. Son quienes no creen en las señales de su Señor y en el encuentro con Él. Sus obras no obtendrán recompensa y el Día del Levantamiento no pondremos una balanza para ellos.” (18:103-105)
El Corán ha sido revelado para enseñar a la humanidad cómo hacer un uso correcto de la libertad en la que Dios nos ha creado:
“Ciertamente, enviamos a Nuestros Mensajeros con las pruebas claras e hicimos descender con ellos la Escritura y la Balanza para que los humanos establezcan la justicia.” (57:25)
Quienes desconocen el divino propósito con el que Dios nos ha creado y ha creado todo cuanto existe, viven como náufragos en un oscuro océano, sin faro y sin guía:
“No es su vista la que está cegada sino los corazones que hay en sus pechos los que no ven.” (22:46)
“¿Acaso quienes no creen no ven que los cielos y la Tierra formaban un todo único y Nosotros los separamos e hicimos del agua toda cosa viva? ¿No creerán, pues?” (21:30)
“Quien se guíe, en verdad, se guía en beneficio propio y quien se extravíe, en verdad, se extravía en su propio perjuicio. Nadie portará la carga de otro y no castigamos sin haber enviado previamente un Mensajero.” (17:15)
Uno de los mayores objetivos de esta guía divina es el establecimiento y la defensa de la justicia:
“Los que creen combaten por la causa de Dios y los que no creen combaten por la causa de los tiranos.” (4:76)
“Quien interceda por una buena causa recibirá parte de ella y quien interceda por una mala causa soportará parte de ella. Dios es el protector de todas las cosas.” (4:85)
“¡Oh, los que creéis! Proteged la justicia testificando para Dios, aunque sea contra vosotros mismos o contra vuestros padres o familiares cercanos, sean ricos o pobres, ya que Dios tiene mayor derecho que ellos. Y no sigáis vuestras pasiones, para que seáis justos. Y, si distorsionáis vuestro testimonio u os negáis a darlo, Dios está bien informado de lo que hacéis. (4:135) 
No existe injusticia ni desequilibrio en la creación: 
“En verdad, Dios no oprime a las personas en absoluto, sino que son las personas quienes se oprimen ellas mismas.” (10:44) 
Es el ser humano quien la genera. Pero, finalmente, la injusticia y la opresión serán vencidas y los seres justos heredarán la Tierra:
“En verdad, escribimos en los Salmos, después del Recuerdo (La Torā), que la Tierra la heredarían Mis siervos rectos.” (21:105)
“Con certeza, lo que descendió para ti procedente de tu Señor incrementará en muchos de ellos la rebeldía y la falta de fe. Hemos sembrado entre ellos la enemistad y el odio hasta el Día del Levantamiento. Cada vez que enciendan el fuego de la guerra Dios lo apagará. Se esfuerzan por corromper la Tierra y a Dios no le gusta la corrupción. (5:64)
El Corán ofrece al ser humano desorientado y sin objetivo, cautivo de los valores materiales, indiferente ante la opresión y la injusticia, una meta: 
¿Es que no vais a combatir por la causa de Dios y de los hombres, mujeres y niños oprimidos..? (4:75)
¡Cuántos profetas combatieron, y muchos de sus seguidores espirituales con ellos, y no se desanimaron por las dificultades que hubieron de soportar en la senda de Dios ni mostraron debilidad ni se abatieron! Dios ama a los pacientes.” (3:146)
“¡Oh, creyentes! Sed temerosos de Dios y creed en Su Mensajero y Él os dará el doble de Su misericordia y os pondrá una luz con la que podáis caminar y os perdonará.” (57:28)
El Corán es una Escritura que habla de todo:
“Hicimos descender sobre ti la Escritura que explica claramente todas las cosas y que es guía, misericordia y buena nueva para los sometidos.” (16:89) 
No se limita a las cuestiones relativas al culto divino, o al establecimiento de la justicia social:
“Y quienes se defiendan tras haber sido oprimidos no serán censurados. En verdad, la censura es para quienes oprimen a las gentes y van agrediendo en la Tierra sin derecho. Ellos tendrán un castigo doloroso.” (42:41-42) 
“Y Dios favorece a algunos de vosotros con más provisión que a otros, pero quienes fueron favorecidos no están dispuestos a dar de su provisión a sus siervos de manera que se igualen en ello. ¿Rechazan, pues, las bendiciones de Dios? (16:71)
 Todos los temas que toca, se abren a una dimensión filosófica y metafísica atemporal: 
 “Por esa razón, dispusimos para los Hijos de Israel que, quien matara a un ser humano sin que este hubiera cometido un crimen o hubiera corrompido en la Tierra, fuese considerado como quien mata a toda la humanidad y quien le salvase, como quien salva a toda la humanidad.” (5:32)
 “Y, la recompensa de quien salga de su casa, emigrando hacia Dios y Su Mensajero, y le sorprenda la muerte, recae sobre Dios.” (4:100)
 “Y quien comete un pecado, ciertamente, lo comete contra sí mismo.” (4:111)
sobre cuyas bases se asienta un modelo social volcado sobre todo hacia los más débiles, los más indefensos, los más necesitados:
“Te piden tu opinión sobre las mujeres di: “Dios os da su parecer sobre ello (en lo que os fue recitado) en la Escritura (Sagrada) sobre ellas y en lo que os fue recitado sobre las huérfanas a las cuales no habéis entregado lo que fue dispuesto para ellas y con las cuales no deseáis casaros y sobre los niños oprimidos y que debéis dar a los huérfanos un trato equitativo.” (4:127)
 Nos llama a reflexionar sobre las señales que nos rodean: 
“En verdad, en la creación de los cielos y de la tierra y en la diferencia entre la noche y el día, hay señales para los dotados de intelecto. Aquellos que recuerdan a Dios en pie, sentados o acostados y que reflexionan sobre la creación de los cielos y la Tierra (y dicen): “¡Oh, Señor nuestro! ¡No has creado todo esto en vano! ¡Glorificado seas! ¡Líbranos del castigo del Fuego! (3:191)
 “Y no corrompáis en la Tierra después de haber sido restablecidos los valores morales y espirituales e imploradle con temor y esperanza. En verdad, la misericordia de Dios está cerca de quienes hacen el bien.” (7:56) 
“Él es Quien envía los vientos como nuncios de Su misericordia. Cuando transportan nubes cargadas de lluvia Nosotros los dirigimos hacia una tierra muerta y hacemos que el agua descienda a ella, haciendo así que surjan toda clase de frutos. De la misma manera haremos salir a los muertos. Quizá así os dejéis amonestar.” (7:57)
Como dijo el gran gnóstico andaluz del siglo XII:
“El Corán, océano máximo, cuyo abismo es insondable porque no tiene fondo al cual se pueda llegar, ni orillas a las cuales arribar.” (1) 
A lo largo de los siglos, los eruditos han escrito exégesis sobre este texto milagroso, cada cual desde el campo de su especialidad, la gramática, la medicina, la metafísica, el derecho… sin que ninguna de ellas pueda agotar ni por asomo todas las enseñanzas que él encierra. 
Lo que escribieron no es equivalente al Corán ni representa una interpretación completa del Corán y de todos sus significados. Sus niveles de lectura son infinitos y su comprensión guarda relación con el grado de erudición y de espiritualidad del lector.
Sus pasajes, aunque revelados en momentos específicos y adecuados a los acontecimientos que estaban ocurriendo, poseen un valor genérico y eterno, nos hablan de aquellas cosas que no cambian en el ser humano:
¿Has visto a quien toma como dios a sus deseos y pasiones? Dios extravía su conocimiento y sella su oído y su corazón y pone una venda en su vista. (45:23)
 Y las circunstancias concretas en las que fueron revelados ejemplifican situaciones similares que tienen lugar continuamente en nuestra vida cotidiana y en la historia de la humanidad, por ello, sus versículos nos hablan directamente. Conectan con aquello que nos está sucediendo y nos responden a las preguntas que están golpeando nuestra mente y nuestro corazón en el mismo momento en el que lo estamos leyendo:
¡Oh los que creéis! Cuando salgáis de expedición por la causa de Dios, distinguid cuidadosamente y no digáis a quien se encuentre con vosotros pacíficamente: “Tú no eres creyente”, buscando los bienes de la vida de aquí, pues junto a Dios hay un botín abundante.” (4:94).” (6)
 
Raúl González Bórnez
Fuentes:
Notas bibliográficas
1 Miguel Asín Palacios, La epístola de la santidad de Ibn ‘Arabi de Murcia, p.32, Hiperión, Madrid, 1981.
2 ¡Oh, Muhammad!
3 “Vuestro compañero” se refiere al profeta Muĥammad. Al-Mīzān, t. XIX, p. 42.
4 Se refiere al ángel Gabriel, conforme a los versículos 81:19-20, aunque algunos exegetas han opinado que se refiere a Dios mismo. Al-Mīzān, t. XIX, p. 43.
5 Séyed Ruhullah al-Musawi, Comentario de la Sura al-Fātiha, Prólogo. Traducción de Cristina Gómez y Ŷā‘far González.
Aleya del día
9.3 Proclama de Dios y Su Enviado, dirigida a los hombres el día de la peregrinación mayor. «Dios no es responsable de los asociadores, y Su Enviado tampoco. Si os arrepentís será mejor para vosotros. Pero, si volvéis la espalda, sabed que no escaparéis de Dios». ¡Anuncia a los infieles un castigo doloroso
Palabra del día
Dijo el Profeta (BPD): "Aquel que peregrine por Dios y Su Profeta, alcanzará a Dios y Su Profeta. Aquel que peregrine por otras razones, un negocio o una mujer que desea desposar, su peregrinación alcanzará eso."