Visitas:1569

La historia del sacrificio de Ismael (P)

 
«Y dijo: Me voy hacia mi Señor,¡Él me dirigirá!.¡Señor!¡Concédeme un hijo justo! Entonces le anunciamosde un muchacho benigno. Y cuando éste alcanzó laedad de acompañarle en sus tareas, le dijo:¡Hijo mío! He soñado que te sacrificaba,¡Mira pues, que te parece!. Dijo:¡Padre! Haz lo que se te ordena y si Allah quiere, encontrarás en mía uno de los pacientes. Y cuando ambos lo habían aceptado con sumisión, lo tumbóboca abajo. Le llamamos:¡Oh, Ibrahim! Aquello que se te fue ordenado en el sueño, lo haz realizado. Asíretribuimos a quienes hacen el bien. Esta es, en verdadla prueba evidente.Lo rescatamos poniendo en su lugar un espléndido sacrificio. Y dejamos su memoria para la prosperidad.¡La Paz sea para Ibrahim! Asíes como recompensamos a losque hacen el bien. Él fue uno de Nuestros siervos creyentes. Y le anunciamos el nacimiento de Isaac, profetade entre los justos. Y lo bendijimos a él y a Isaac. Entre
su descendencia hubo quien hizo el bien y hubo quien fue claramente injusto consigo mismo»[1]
«Y cuando éste alcanzó la edad de acompañarle en sus tareas»,
o sea, que Ismael había crecido lo suficiente para distinguir lo bueno de lo malo y para ayudar a su padre. En ese entonces Ismael contaba con trece años de edad.
«Y cuando ambos lo habían aceptado con sumisión», es decir,
cuando los dos, Ibrahim e Ismael, obedecieron lo ordenado por Dios.«Lo tumbó boca abajo», quiere decir que cuando Ibrahim iba a sacrificar a su hijo, colocó la cara de éste sobre la tierra para evitar que sus ojos lo viesen, y pudiese arrepentirse. Está registrada en diferentes narraciones que Ismael le pidió a su padre:«Cuando me
sacrifiques, no mires a mis ojos. Tal vez asíme vea favorecido con
la benevolencia de Dios». De cualquier forma, Ibrahim colocó la cara de su querido hijo sobre la tierra, entonces tomó el cuchillo y comenzó a cortar con fuerza y rapidez el cuello de su hijo, mientras que lo único que llevaba adelante a su alma excitada era el amor a Dios. El cuchillo no hizo ningún corte en el delicado cuello de Ismael. Ibrahim nuevamente con fuerza trató de cortar el cuello, pero
el cuchillo no cortó. Entonces Ibrahim Jalil gritó:“¡Corta!”Pero Dios Todopoderoso ordena que no lo haga, y el cuchillo únicamente obedece el mandato de Dios.
«En verdad la prueba evidente», alude a que el sacrifico de
Ismael fue una gran prueba, una ventura y responsabilidad por parte de Dios.«Un espléndido sacrificio», se refiere a que en lugar de Ismael sacrificarás a un cordero grande. Ibn ‘Abbas comentó:“Estecordero es el mismo animal que Abel ofrecióen sacrificio a Dios,y lo consideran espléndido ya que pastó durante cuarenta años enel Paraíso”.«Y lo bendijimos a él y a Isaac», de su descendencia vendrán hijos laudables con grandes beneficios y fortunas hasta el Día del
Juicio Final.«Entre su descendencia», a los descendientes de Ibrahim e Isaac.«Quien hizo el bien», que tienen fe y actúan según lo dispuesto por Dios.«Quien fue claramente injusto consigo mismo», o sea, el grupo que se refugia en la incredulidad y corrupción[2].[3]
 
[1]. (As Safat, 37:99-113)
[2]. 1“Mayma‘ul Baian”, t.8. p.706.
[3]- Vida de los Profetas, 129
 
Aleya del día
2:124 Y cuando su Señor probó a Abraham con ciertas órdenes. Al cumplirlas, dijo: «Haré de ti guía para los hombres». Dijo: «¿Y de mi descendencia?» Dijo: "Mi alianza no incluye a los impíos». 2.125 Y cuando hicimos de la Casa lugar de reunión y de refugio para los hombres. Y: «¡Haced del lugar de Abraham un oratorio!» Y concertamos una alianza con Abraham e Ismael: que purificaran Mi Casa para los que dieran las vueltas, para los que acudieran a hacer un retiro, a inclinarse y a prosternarse. 2.126 Y cuando Abraham dijo: «¡Señor! Haz de ésta una ciudad segura y provee de frutos a su población, a aquéllos que crean en Dios y en el último Día». Dijo: «A quienes no crean, es dejaré que gocen por breve tiempo. Luego, les arrastraré al castigo del Fuego. ¡Qué mal fin...!»
Palabra del día
Es recomendable, decir 3 veces (Allahu Akbar), en el momento de salir de la Sagrada Ka'aba, y decir la siguiente súplica:
: " أللهم لا تجهد بلاءنا ، ربنا ولا تشمت بنا أعداءنا ، فإنك أنت الضار النافع " .
"¡OH Allah! No nos aflijas con las tribulaciones. ¡OH Señor Nuestro! No dejéis que nuestros enemigos se regocijen de nuestros infortunios. Porque en verdad, sois quien dais el daño y el beneficio."