Visitas:1226

La historia del sacrificio de Ismael (P)

 
«Y dijo: Me voy hacia mi Señor,¡Él me dirigirá!.¡Señor!¡Concédeme un hijo justo! Entonces le anunciamosde un muchacho benigno. Y cuando éste alcanzó laedad de acompañarle en sus tareas, le dijo:¡Hijo mío! He soñado que te sacrificaba,¡Mira pues, que te parece!. Dijo:¡Padre! Haz lo que se te ordena y si Allah quiere, encontrarás en mía uno de los pacientes. Y cuando ambos lo habían aceptado con sumisión, lo tumbóboca abajo. Le llamamos:¡Oh, Ibrahim! Aquello que se te fue ordenado en el sueño, lo haz realizado. Asíretribuimos a quienes hacen el bien. Esta es, en verdadla prueba evidente.Lo rescatamos poniendo en su lugar un espléndido sacrificio. Y dejamos su memoria para la prosperidad.¡La Paz sea para Ibrahim! Asíes como recompensamos a losque hacen el bien. Él fue uno de Nuestros siervos creyentes. Y le anunciamos el nacimiento de Isaac, profetade entre los justos. Y lo bendijimos a él y a Isaac. Entre
su descendencia hubo quien hizo el bien y hubo quien fue claramente injusto consigo mismo»[1]
«Y cuando éste alcanzó la edad de acompañarle en sus tareas»,
o sea, que Ismael había crecido lo suficiente para distinguir lo bueno de lo malo y para ayudar a su padre. En ese entonces Ismael contaba con trece años de edad.
«Y cuando ambos lo habían aceptado con sumisión», es decir,
cuando los dos, Ibrahim e Ismael, obedecieron lo ordenado por Dios.«Lo tumbó boca abajo», quiere decir que cuando Ibrahim iba a sacrificar a su hijo, colocó la cara de éste sobre la tierra para evitar que sus ojos lo viesen, y pudiese arrepentirse. Está registrada en diferentes narraciones que Ismael le pidió a su padre:«Cuando me
sacrifiques, no mires a mis ojos. Tal vez asíme vea favorecido con
la benevolencia de Dios». De cualquier forma, Ibrahim colocó la cara de su querido hijo sobre la tierra, entonces tomó el cuchillo y comenzó a cortar con fuerza y rapidez el cuello de su hijo, mientras que lo único que llevaba adelante a su alma excitada era el amor a Dios. El cuchillo no hizo ningún corte en el delicado cuello de Ismael. Ibrahim nuevamente con fuerza trató de cortar el cuello, pero
el cuchillo no cortó. Entonces Ibrahim Jalil gritó:“¡Corta!”Pero Dios Todopoderoso ordena que no lo haga, y el cuchillo únicamente obedece el mandato de Dios.
«En verdad la prueba evidente», alude a que el sacrifico de
Ismael fue una gran prueba, una ventura y responsabilidad por parte de Dios.«Un espléndido sacrificio», se refiere a que en lugar de Ismael sacrificarás a un cordero grande. Ibn ‘Abbas comentó:“Estecordero es el mismo animal que Abel ofrecióen sacrificio a Dios,y lo consideran espléndido ya que pastó durante cuarenta años enel Paraíso”.«Y lo bendijimos a él y a Isaac», de su descendencia vendrán hijos laudables con grandes beneficios y fortunas hasta el Día del
Juicio Final.«Entre su descendencia», a los descendientes de Ibrahim e Isaac.«Quien hizo el bien», que tienen fe y actúan según lo dispuesto por Dios.«Quien fue claramente injusto consigo mismo», o sea, el grupo que se refugia en la incredulidad y corrupción[2].[3]
 
[1]. (As Safat, 37:99-113)
[2]. 1“Mayma‘ul Baian”, t.8. p.706.
[3]- Vida de los Profetas, 129
 
Aleya del día
2:124 Y cuando su Señor probó a Abraham con ciertas órdenes. Al cumplirlas, dijo: «Haré de ti guía para los hombres». Dijo: «¿Y de mi descendencia?» Dijo: "Mi alianza no incluye a los impíos». 2.125 Y cuando hicimos de la Casa lugar de reunión y de refugio para los hombres. Y: «¡Haced del lugar de Abraham un oratorio!» Y concertamos una alianza con Abraham e Ismael: que purificaran Mi Casa para los que dieran las vueltas, para los que acudieran a hacer un retiro, a inclinarse y a prosternarse. 2.126 Y cuando Abraham dijo: «¡Señor! Haz de ésta una ciudad segura y provee de frutos a su población, a aquéllos que crean en Dios y en el último Día». Dijo: «A quienes no crean, es dejaré que gocen por breve tiempo. Luego, les arrastraré al castigo del Fuego. ¡Qué mal fin...!»
Palabra del día
Ha dicho nuestra señora Fátima Zahra (P), la hija del Mensajero de Dios (BPD): "Dios estableció la Peregrinación como una construcción para la religión..." ( Al Bahar, tomo VIII, pag. 110).