Visitas:403

Montes de Safá y Marwa

 
Safá y Marwa
Safá” y “Marwa” son el nombre de dos pequeños montes en La Meca que hoy día como efecto de la expansión de la Mezquita Sagrada se encuentran en la parte oriental de está, en la dirección que se encuentra laHayar-ul Aswad(La Piedra Negra[1]) y elMaqamIbrahim[2].
Estos dos montes se encuentran aproximadamente a 420 metros separados entre sí, y hoy día esta distancia se encuentra en forma de un gran corredor techado por el que los peregrinos realizan el trote bajo su sombra. La altura del Monte de Safá es de 15 metros y el Marwa de 8 metros.
Los dos vocablos “Safá” y “Marwa”, aunque por lo pronto son los nombres de estos dos montes (comúnmente son utilizado con el significado “señal”), “Safá” significa piedra fuerte y lisa que no está mezclada con tierra ni arena, y “Marwa” significa piedra fuerte y áspera.
“Sha’air”es el plural desha’iira, que significa “signo” ysha’airal.lahse refiere a los signos que hacen al hombre recordar a Dios, reviviendo en ellos los sucesos sagrados.
El término“i’tamara”se deriva de la palabra“‘umrah”, que en principio indica partes adheridas a una construcción con lo que provoca su perfeccionamiento, pero desde el punto de vista de la terminología religiosa hace referencia a una serie de acciones especiales que se agrega a los rituales de la peregrinación (Hayy), que algunas veces se llevan a cabo en forma separada bajo el nombre de‘Umrah Mufradah. El‘Umrahdesde diversas perspectivas, tiene ciertas similitudes con elHayyy sus diferencias también son muchas.
 
 Parte de los secretos del trote entre Safá y Marwa
Es cierto que recitar y escuchar la historia de la vida de los grandes hombres, hace entrar a la persona en los senderos que estos recorrieron; sin embargo existe un sendero más correcto y profundo y éste es la observancia de las escenas en las cuales se levantaron para pelear los siervos de Dios, y visitar los lugares en los que ocurrieron dichos eventos.
En realidad también esto puede considerarse como historia viva y real, no como un libro de historia que apagado y carente de vida. En lugares como estos, el ser humano al quitar las distancias del tiempo y tomando en cuenta su presencia en el lugar auténtico de los sucesos, se siente dentro del acaecimiento y es como si con sus propios ojos pudiese verlo todo.
Los efectos educativos de este asunto no podrán ser comparados nunca con los efectos educativos de un sermón, lectura de un libro o parecidos a estos. Aquí se habla de los sentimientos no de las percepciones, se habla de las confirmaciones no de las imaginaciones, y es algo visible no una mera suposición.
Por otra parte sabemos que entre los Grandes Profetas pocos fueron aquellos que fueron examinados como lo fue Abraham, quién tuvo que enfrentarse ante diversas situaciones y difíciles pruebas, al grado que el mismo Corán dice a su respecto:“Sí, esta era la prueba manifiesta”(37:106).
Y fueron estas mismas luchas, enfrentamientos y difíciles y pesadas pruebas, las que hicieron que Abraham (P) fuese educado en tal forma que alcanzó a ocupar el puesto del “Imamato”.
La ceremonia delHayyen realidad muestra un ciclo completo de las escenas de lucha de Abraham (P) y visibiliza en las memorias los lugares del monoteísmo, devoción y ofrecimiento puro.
Si los musulmanes en el momento de realizar esta ceremonia conociesen el alma y los secretos de ésta, y recapacitasen en sus diferentes perspectivas “simbólicas”, sería para ellos una gran lección educacional y un curso completo para conocer a Dios, a los Profetas y a los seres humanos.
Tomando en cuenta esta introducción regresamos al asunto de Abraham (P) y los puntos históricos de Safá y Marwa:
A pesar de que Abraham (P) había llegado a la edad senil pero no tenía hijos, pidió a Dios que Se los concediera, y le fue otorgado a esa edad un hijo de su esclava “Hayar”, a quien llamo “Ismael”.
Su primera esposa “Sara” no pudo soportar el que Abraham (P) tuviese un hijo que no fuese de ella. Dios ordenó a Abraham (P) trasladar a su hijo y a la madre de éste a La Meca que en ese entonces era un desierto carente de agua y plantas, y los estableciese en ella.
Abraham (P) obedeció la orden de Dios y los llevó a La Meca que en esa época era una región seca y desértica, lugar donde inclusive las aves no se atrevían a volar. Cuando quiso regresar solo, su esposa Hayar comenzó a llorar, diciéndole que una mujer y un infante desamparados que podían hacer en un desierto como ese.
Las quemantes lágrimas de Hayar mezcladas con las lágrimas del pequeño conmovieron el corazón de Abraham (P). Entonces levantando sus manos al cielo dijo: “¡Dios mío! Por obedecer Tus Órdenes dejo solos a mi esposa e hijo en este vacuo y ardiente lugar, para que Tu Nombre se haga famoso y Tu Casa sea habitada”. Después de decir esto se despidió de ellos sintiendo una profunda tristeza y amor.
No tardó mucho en terminarse la comida y agua que había guardado la madre, secándose luego la leche de su pecho. La impaciencia del pequeño y sus miradas suplicantes, la preocuparon a tal grado que inclusive olvidó su propia sed. Se levantó en busca de agua. Primero se dirigió hacia el Monte de Safá, no pudo encontrar señales de ésta. El brillo de un espejismo desde el Monte de Marwa llamó su atención. Se dirigió apresurada pensando que era agua, sin embargo ahí tampoco la halló. Desde ahí volvió a ver que en el Monte de Safá brillaba algo y regresó hacia éste. Este esfuerzo y lucha  para continuar viviendo se repitió siete veces, en los últimos momentos en los que su pequeño hijo, tal vez los últimos momentos de su vida, comenzó a brotar –en forma milagrosa– agua cerca de sus pies del manantial de Zam Zam. La madre y el niño bebieron de ésta y pudieron salvarse de una muerte segura.
De ahí que el agua es el secreto de la vida, las aves comenzaron a venir desde todas las direcciones, y las caravanas al observar el vuelo de las aves cambiaron su dirección hacia ese lugar. Finalmente como recompensa de la devoción de una familia aparentemente pequeña, se originó un gran y magnificente centro.
Hoy día, cerca de la Casa de Dios hay un lugar dedicado para Hayar y su hijo Ismael llamado“Hiyr Ismail[3]que cada año miles de peregrinos de todos los lugares del mundo se dirigen hacia éste y cuando realizan la circunvalación alrededor de la Casa de Dios están obligados a considerar como parte de La Ka’bah a ese perímetro donde se encuentran enterrados Ismael y su madre.
Los Montes de Safá y Marwa nos enseñan que para mantener vivo el nombre de Dios y obtener la grandeza de Su religión todos, incluso el lactante, deberán luchar hasta la muerte.
Los Montes de Safá y Marwa nos enseñan que en la desesperanza existen muchas esperanzas. Hayar la madre de Ismael luchó hasta donde pudo en un lugar que no existía agua, Dios también la sació por un camino que ella ni siquiera imaginaba.
El trote entre Safá y Marwa nos dice: “En una época sobre nosotros habían colocado ídolos pero hoy día como resultado de las constantes actividades del Profeta del Islam (BPD) noche y día, en nuestras faldas se levanta la voz deLa il.laha il.lal.lah”.
El Monte de Safá tiene derecho de enorgullecerse y decir: “Yo fui el primer centro de propaganda del Profeta del Islam (BPD). Cuando la ciudad de La Meca se encontraba hundida en la oscuridad de la idolatría y el paganismo, se levantó detrás de mí el sol de la guía. Ustedes, que ahora realizan el trote entre Safá y Marwa, deben recordad que en caso de que hoy día miles de gentes alrededor de este Monte aceptan la invitación del Profeta (BPD), hubo un día en que el Profeta (BPD) arriba de este Monte invitaba a la gente hacia Dios, pero esta rechazaba la guía. Ustedes también diríjanse al sendero de Dios, y no se den por vencidos si no obtuvieron respuesta de aquellos en quienes tienen esperanza, y continúen con su propósito”.
El trote entre Safá y Marwa nos dice: “Conozcan el valor de esta religión y centro del Monoteísmo. Algunos ofrecieron sus vidas inclusive cerca de la muerte para proteger hasta hoy día este centro para ustedes”.
Por ello Dios, para cada uno de los peregrinos de Su Casa, Ha hecho obligatorio que se presenten con ropa y en una situación especial, y careciendo de cualquier punto a su favor y sin ninguna distinción deberán trotar siete veces entre estos dos Montes para evocar estos recuerdos.
Aquellos que como resultado de su engreimiento rechazan caminar por las aceras comunes y corrientes, y tampoco aceptaban caminar por las calles apresurados, ahí para obedecer la Orden de Dios deben en ocasiones caminar lentamente y en otras trotar. Y según las diferentes narraciones aquí es un lugar en el que las órdenes son para despertar a los engreídos.
De cualquier forma, después de que dijo:“Safá y Marwa son (dos) de los (grandes) signos y el centro de (la religión de) Dios”agrega:“…quien realiza la Peregrinación mayor (“Hayy”) a la Casa, o la menor (“Umrah”), no hace mal en dar las vueltas alrededor de ambos (montes)”.Entonces el significado de“tawaf”(circunvalar) es “trotar”, y no se contradice con el significado del vocablo“tawaf”(dar vueltas), ya que cualquier movimiento que el ser humano realice en el que finalmente regrese al lugar que lo inició se le llama“tawaf”sea en forma circular o no.[4]
 
 
[1]N.T. Es una piedra de forma oval, un poco más grande que la cabeza humana, de color negra, y enmarcada con un círculo de plata, que está ubicada en el ángulo oriental de la Ka’bah y es el punto de partida y final deltawaf.
[2]N.T. Pequeño recito o celdilla, cubierto de vidrio, ubicado a una distancia de alrededor de 13 m. de la Ka’bah, que encierra una pieza de piedra en la cual se encuentran grabadas las huellas de los pies del Profeta Abraham (P).
[3]N.T. Pared en forma de semicírculo con una elevación de 1.30m. unida a la Ka’bah por la parte nórdica de la misma. Allí se encuentra el sepulcro de Ismael, de su madre Hayar y de muchos Profetas.
[4]. Exégesis del Sagrado CoránTomo II, p, 64
Aleya del día
 “Ciertamente la primera Casa erigida para los hombres es la de Bakkah [la Ka ‘bah], en ella hay bendición y guía para la humanidad”. (Corán 3:96)
Palabra del día
Es recomendable beber del agua de ZaMaZm deciendo:
: "أللهم اجعله علما نافعا ورزقا واسعا وشفاء من كل داء وسقم" .
"¡OH Allah! Dadme el conocimiento que sea beneficioso,  un gran sustento, y el alivio de los dolores y enfermedades."