Visitas:400

Mensaje del Líder Supremo en ocasión del Haŷŷ - 2015

 
En el nombre de Dios el Clemente, el Misericordioso
Alabado sea Dios Todo Poderoso. Paz y bendiciones para el Profeta, el señor de los mensajeros de Dios (el más grande), para toda su familia y sus verdaderos descendientes, así como para sus nobles compañeros y sus seguidores bendecidos hasta el día de la resurrección.
Saludos a la Sagrada Kaaba, base del monoteísmo, hogar de los fieles y lugar de descenso de los ángeles. Saludos a la Mezquita Sagrada, a la llanura de Arafat, Mashaar y Mina. Saludos a los corazones sumisos y los labios que aluden permanentemente a Dios; a los ojos abiertos hacia la sabiduría, y a los pensamientos ordenados. Saludos a quienes hayan tenido la oportunidad de acudir al llamamiento divino y se han beneficiado del mismo.
La primera responsabilidad es reflexionar sobre esta obediencia mundial, histórica y permanente: Ciertamente la admiración, la gracia y el reino solo le merecen a Él, que no tiene socio y compañero alguno.
Todas las alabanzas son para Él, todas las ofrendas son de su parte, y toda la tierra y el poder le pertenecen. Esta es la visión que se ofrece al peregrino al inicio de la primera etapa de esta obligación significativa y el elocuente; la continuación de este ritual (Hach) se conforma en coordinación con ella y entonces se presenta como una lección permanente e inolvidable ante él y se le pide una vida planificada en base a ella.
Asimilar esta gran lección y cumplirla es la misma fuente de bendición que puede mitigar la vida de los musulmanes y darles vitalidad y dinamismo, así como salvarles de sus penurias, en esta era y en todas las eras.
El ídolo del egocentrismo, de la arrogancia, de la incontinencia, la dominación, así como el sometimiento, como el ídolo de la arrogancia mundial, de la pereza y la irresponsabilidad y todos los ídolos que degradan la apreciada vida humana, se verán desgajados con la voz de Abraham, siempre y cuando salga de lo más profundo del corazón, se convierta en plan de vida, y sustituya la dependencia, la dificultad y el sufrimiento, por la libertad, la grandeza y el bienestar.
Hermanos y hermanas peregrinos, de cualquier nacionalidad y país, os pido que reflexionéis sobre este término prudente divino y prestéis mayor atención a los problemas del mundo islámico, en especial a aquellos que afectan a Asia Occidental y el Norte de África; además de que determinéis una serie de responsabilidades conforme a vuestras capacidades, recursos personales y de vuestro entorno, y os esforcéis.
Hoy en día, las políticas maliciosas de Estados Unidos en la región, que han provocado guerras, derramamiento de sangre, destrucción, desplazamiento de civiles, pobreza, retraso y divergencias étnicas y religiosas, por una parte; y los crímenes del régimen sionista que ha llevado al extremo su comportamiento usurpador en Palestina, además de profanar de forma continuada la Mezquita Al-Aqsa y de atentar contra la vida del oprimido pueblo palestino y de violar sus pertenencias, por la otra, son cuestiones sobre las que todos los musulmanes tienen que reflexionar y asumir su responsabilidad islámica.
Los ulemas y las élites políticas y culturales tienen una responsabilidad más grande que lamentablemente descuidan.
Los ulemas, en vez de avivar las llamas de la discordia religiosa, y los políticos, en vez de adoptar una actitud pasiva ante los enemigos, y las élites culturales, en vez de dedicarse a temas marginales, tienen que conocer el gran dolor del mundo islámico y cumplir con sus responsabilidades de las que tienen que responder ante la justicia divina.
Los lamentables acontecimientos regionales en Irak, Siria, Yemen, Baréin, Cisjordania, Gaza y algunos países asiáticos y africanos, forman parte de los problemas que afectan a la comunidad islámica, en los que se puede ver la mano de la intriga de la arrogancia mundial y para los que hay que buscar un remedio. Los pueblos se lo tienen que reclamar a sus gobiernos y los gobiernos tienen que comprometerse a con esta gran responsabilidad.
El Hach y sus suntuosas concentraciones son el mejor sitio para que se dé y se intercambie esta responsabilidad histórica. La oportunidad para expresar el odio hacia los paganos tiene que darse con la participación de todos los peregrinos en todos los lugares y tiene que ser aprovechada, ya que es uno de los rituales políticos más expresivos que se lleva a cabo en esta obligación integral (Hach).
Este año se ha producido un suceso amargo y dañino la Sagrada Mezquita que ha entristecido y apenado a los peregrinos y a sus respectivos pueblos. Es verdad que las víctimas de este accidente murieron mientras estaban orando y girando alrededor de La Meca, pero pese a ello, han alcanzado una gran felicidad, yacen en el reino seguro de Dios y cuentan con la clemencia divina.
Ojalá esto sirva de gran consuelo a sus familiares, aunque ello no reduce la responsabilidad de aquellos que se han comprometido con la seguridad de los invitados a esta fiesta (peregrinos). Cumplir con ese compromiso y esa responsabilidad es nuestra demanda definitiva.[1]
Seyed Ali Jamenei
 
 
[1]. http://spanish.khamenei.ir
 
Aleya del día
2 :127 Y cuando Abraham e Ismael levantaban los cimientos de la Casa: «¡Señor, acéptanoslo! ¡Tú eres Quien todo lo oye, Quien todo lo sabe! 2.130 ¿Quién sino el necio de espíritu puede sentir aversión a la religión de Abraham? Le elegimos en la vida de acá y en la otra vida es, ciertamente, de los justos.
Palabra del día
Ha dicho nuestra señora Fátima Zahra (P), la hija del Mensajero de Dios (BPD): "Dios estableció la Peregrinación como una construcción para la religión..." ( Al Bahar, tomo VIII, pag. 110).